Plantas

Saxifragas – Cómo Cultivarlas

¿Te gustaría cultivar una planta hermosa e inusual? Entonces, las Saxifragas son una excelente opción para ti. Sus pequeñas hojas y sus elegantes y diminutas flores le dan un aspecto único a cualquier jardín.

Información General

La saxifraga es una planta perenne artica. También se les conoce como peñascos. Su nombre viene del latin y significa “rompe piedras”. Se le llamó así ya que en la antigüedad se le conocía como un remedio popular para las piedras renales. Esta planta pertenece a la familia saxifragaceae, que abarca a varias plantas florales, hierbas, arbustos y pequeños árboles.

Entonces, ¿cómo se ve la planta de saxifraga? Hay más de 440 variedades, cada una con sus características particulares. Usualmente tienen lóbulos pequeños, simples o palmeados y hojas verdes. Son plantas florales con flores de 5 pétalos, usualmente blancas, rojas, rosas o amarillas. Sus flores son redondas o en forma de estrella. Juntas forman alfombras de flores compactas y florecen desde la primavera hasta inicios del verano.

Plantas del Ártico – Ecosistemas Alpinos

La saxifraga es parte del ecosistema ártico-alpino y difícilmente crece en otros lugares fuera del hemisferio norte. El ártico se caracteriza por regiones cubiertas de tundra y el ecosistema alpino por cadenas montañosas. Las dos partes de estos ecosistemas suelen estar habitadas por organismos similares.

Los organismos ártico-alpinos crecen en climas subárticos, especialmente en los alpes. Aunque, algunos crecen en hábitats glaciares en los Alpes y Groenlandia. También se les puede encontrar en los Himalayas. Con frecuencia crecen entre las rocas en lo alto de la ladera montañosa.

Cómo Cultivarlas

Cultivar y crecer una saxifraga no es difícil. Puedes comenzar desde la semilla en la primavera, sembrandolas en tierra húmeda, fértil, bien drenada y con un pH alcalino o neutro. Colócalas donde reciban pleno sol o sombra parcial, en un lugar protegido y mirando al sur, este u oeste. Un lugar ideal para ponerlas es en un lugar elevado o en una maceta. Si decides plantarlas en tu jardín, considera ubicarlas en un extremo del jardín o en un jardín rocoso.

Puedes plantarlas en el exterior al inicio del otoño o final del invierno. Si quieres transplantarlas, deberás hacerlo en invierno. Pero, si tiene algunos grupos maduros de Saxifraga, puedes dividirlos al inicio de la primavera. Es importante mantener las raíces húmedas en el verano, pero igualmente importante para protegerlas de la humedad del invierno.

No necesitas podarlas. Solo corta las cabezas de las flores después de que hayan marchitado. Las plagas no suelen ser un problema, ya que las saxifragas, suelen ser una planta libre de enfermedades. Aunque es raro, aún podrían ser susceptibles a babosas, pulgones, ácaros rojos y gorgojos de la vid. Entonces, como con la mayoría de las plantas, te recomendamos examinarlas regularmente solo para estar seguro.

Ya sea que estés plantando saxifragas en tu jardín o cultivándolas en macetas en tu hogar, estas pueden ser un pasatiempo interesante y un excelente tema de conversación.

Además, estas pueden agregar toques de color encantador y vida a tus espacios interiores y exteriores.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button